Archive for the ‘General’ Category

La gestión del Agua. Dos políticas diferentes.(2006)

domingo, abril 16th, 2006

En estos días se pueden leer en prensa distintos anuncios referentes al agua:

El Ministerio de Medio Ambiente publica anuncios abogando por el ahorro del agua.

“Total , por unos litros…Total, por un jardín…Total, por un manguerazo…”. “Total: Más de 2500 millones de litros de agua se desperdician cada día en consumo urbano en España” El total es lo que cuenta.

Lo adornan con unas fotos de la vida cotidiana e indican que el desperdicio de agua provoca desertización, empobrecimiento del suelo, agrava la sequía, se impide hacer frente al aumento de la demanda y provoca la sobreexplotación de manantiales.

La Comunidad de Madrid en su publicidad subraya que Madrid necesita mas agua y que aunque esté lloviendo es necesario ahorrar. No es suficiente y debemos seguir ahorrando agua.

En una noticia publicada en el diario ABC dice que en Madrid se ha logrado economizar un 9,5 % de agua desde que entró en alerta la Comunidad por sequía severa.

El titular es mas impactante y dice que la región ahorra desde septiembre el agua que Barcelona y Valencia consumen juntas en un mes.

En cambio el anuncio publicado en prensa de la Generalitat Valenciana y la fundación Agua y progreso van en otra linea. Dice así:

“Claro como el agua” 350 hm3. Volumen de agua que el trasvase del Ebro iba a traer a la Comunidad Valenciana y que ha sido eliminado del Plan Hidrológico Nacional. Esto lo asimila a un vaso de agua. A su izquierda queda dibujado 20 vasos de agua y la frase del pie reza: “7000 Hm3. Volumen de agua que el rio Ebro ha vertido al mar en un año de sequía. “Claro como el agua”

Termina diciendo:

El derecho al agua es de todos. ¿Por qué tirar al mar el agua que necesita la Comunidad Valenciana.

Tanto el anuncio del Ministerio y de la Comunidad de Madrid están actuando frente a la demanda de agua y son partidiarios del ahorro.

El ahorro implica una gestión eficiente del recurso. El agua es un recurso es un bien de uso público. Es un bien social, ecológico y un bien económico.

Actuar sobre la demanda, realizar políticas de ahorro, ya que el agua de la que disponemos es limitada. No podemos hacer que llueva mas o menos. La naturaleza nos “regula” la cantidad de agua de la que disponer.

En cambio, el anuncio de la Comunidad Valenciana aboga por una política diferente, actúa sobre la oferta. Y creo que desoyendo a la naturaleza, al rigor científico y emitiendo afirmaciones fáciles de entender por el gran público pero falsas en todo punto.

La opinión de que el agua se tira al mar solo leerla produce escalofríos. El agua llega al mar a través de los ríos porque es parte del ciclo hidrológico y es fundemental para la generación de las costas, de los deltas, el transporte de nutientes.

El concepto de cuenca excedentaria desde el punto de vista científico no existe. Decir que sobra agua del Ebro no tiene ningún rigor científico. Un río es un sistema complejo que cuando es alterado todo el sistema se ve afectado. Si el caudal de un río disminuye, el agua marina subiría desde la desembocadura del Ebro río arriba alterando la fauna y flora fluvial. El riego de los arrozales del delta con agua de mar produciría la salinización del suelo y se produciría una disminución de la producción piscícola.

El derecho al agua es de todos. ¿Se está negando el derecho de agua? Abogar a la soliradidad significa ayudar al desfavorecido, al que no tiene , quién mas tiene comparte algo con el desfavorecido. Se quiere agua del Ebro para regar, para satisfacer el aumento de la demanda debido a la actividad turística, para las industrias. Los demandantes de agua para estos fines ya tirenen una economía boyante y próspera gracias a estas actividades.

El agua es de todos, si, es un bien público como se ha dicho anteriormente. Esto no implica tener derecho a utilizar toda la que necesite y que lo justo sea llevar agua a donde se necesite. El agua produce un bien económico, social y ecológico allí donde naturalmente discurre y no se lo puede apropiar nadie.

Carlos de Miguel Ximénez de Embún. Abril 2006

El Agua. ¿Un bien escaso? (2005)

domingo, enero 15th, 2006

Por Carlos de Miguel

Uno de los temas de conversación de los últimos meses es la sequía que estamos padeciendo y la falta de agua en nuestros embalses. Hay muchos debates, preocupación, políticas, ya que en tema del agua juegan muchos factores, ambientales, sociales económicos y hasta éticos.

El agua es un recurso, entendiendo como recurso todo bien de uso capaz de satisfacer las necesidades humanas. Es un recurso renovable, gracias al ciclo del agua.

El agua disponible bastaría para suministrar a todos los seres humanos si se distribuyera por igual tal y como pasa con otros muchos mas recursos.

La distribución del agua en este caso no depende de nosotros sino de las condiciones geográficas y climáticas. Pero lo que si depende de nosotros es su gestión y el uso que hacemos de él.

Del todo el agua existente en la tierra solo el 1 % es disponible para su uso ya que la mayoría del agua se encuentra en los océanos y en los casquetes polares.

En España en el año 2003 se dispuso de 4847 Hm3 para el abastecimiento urbano. El consumo medio se situó en 167 l/hab/dia. El 81,3% se distribuyó para el consumo de las familias, empresas, consumos municipales. En las redes públicas de distibución se perdió el 18,7 % en fugas, roturas…(INE 2005)

Las Naciones Unidas considera que cuando la disponibilidad de agua es menor que 1000 m3/hab/año hay un problema de escasez. En España contamos con 2800 m3/hab/año (menor en el Sur y en el Este) y como ejemplo decir que Noruega tiene 90000, 22000 en Finlandia, 20400 en Suecia y 624.0000 en Islandia (Marc de Villiers 2001)

Los números, cuando se habla de agua pueden llevar a engaño ya que por ejemplo Israel está por debajo de esto, con 300 m3/hab /año y nadie carece de los servicios básicos. En Nigeria que tienen mucho agua, mas de la mitad de la población se las pasa sin agua de beber segura.

La gran mayoría de agua se utiliza para la agricultura. Del agua que se dispone para el consumo humano como hemos visto se pierde cerca del 20 % en las redes de distribución. Con todo esto creo que llegar en épocas de sequía a un estado de restricciones para el consumo humano escapa de toda lógica en nuestros dias. En el pasado mes de Noviembre había 5000 personas de tres pueblos de la comunidad de Madrid con restricciones de agua. Restricciones en un bien fundamental, ¡¡con lo avanzado que está la ciencia y técnica!!. Con las medidas de planificación, previsión y precaución que se pueden tomar pienso que no se tendría que llegar a este extremo.

La utilización racional del agua impone una gestión eficiente y sostenible del recurso y nos compromete a ser cuidadosos con el gasto del agua, tanto a nivel individual como colectivo. Estos recursos serán de utilidad para atender aumentos estacionales del consumo de agua.

De una manera sostenible. ¿Pero que es esto de sostenibilidad? ¿ Y como se aplica al uso de agua?

Entendemos como uso sostenible del agua, el propósito de hacer compatible el uso de un bien natural con el mantenimiento del ecosistema al que pertenece y además que no se produzca una pérdida de las funciones potenciales del recurso para satisfacer la demanda, evitando situaciones de sobreexplotación.

Un modelo de gestión sostenible de los recursos hidrícos tiene que estar integrado en un modelo de ordenación territorial. Hay que tener en cuenta los valores socio culturales ligados a las aguas.

La planificación se hace importante en las zonas del planeta donde existe limitación del recurso. No puede estar basada en el incremento de la oferta ya que no hay nuevos recursos para explotar. Habrá que gestionar la demanda y hacer un uso sostenible preservando el medio.

La sequía es un proceso cíclico que no nos puede coger por sorpresa. Podríamos entrar a discutir si está agravado por el cambio climático o no, pero lo dejaremos para otro momento.

La anterior gran sequía que tuvo España fue en el año 1995, han pasado 10 años desde aquella y los problemas que nos ocasiona se repiten. Lo dicho entonces se repite ahora. Parece que la previsión y prevención no han existido. En la próxima época de sequía espero que no sigamos hablando de lo mismo.

El agua es un recurso y en este caso es un bien absolutamente necesario para el desarrollo de la sociedad. Es un bien de dominio público y que se gestiona en régimen de monopolio. Por todo esto tiene sus implicaciones sociales, económicas y éticas. Sociales porque se debe dar respuesta a las demandas de la población. Económicas, porque el uso de cualquier bien tiene un coste ecónomico. ¿Pero el coste del agua quién lo debe asumir cuando es un bien imprescindible y de uso público?. ¿ Le aplicamos un coste adecuándolo a las leyes de la oferta y la demanda?

El coste medio del agua es de 0,86 euros /m3 . El precio de abastecimiento de agua es de 0,64 euros/m3 y el de tratamiento de aguas residuales de 0,22 euros/m3 (INE 2005). Es lo que pagamos actualmente por la captación, distribución y tratamiento de aguas residuales. El agua no es, por tanto resultado de la interacción de la oferta y de la demanda por el recurso (que daría lugar a un precio de mercado).

Las comunidades de regantes, empresas de abastecimiento urbano, industrias y empresas hidroeléctricas pagan una tarifa que grava la disponibilidad y uso del agua de los usuarios y beneficiarios de las obras hidráulicas realizadas a cargo del Estado para compensar la construcción, explotación y mantenimiento de las obras hidráulicas.

Con esto ¿ se recuperan todos los costes del agua de la derivación de sus usos?. Creo que no, hay una subvención encubierta que genera un aumento en la demanda de agua. Creo que tenemos el reto de ajustar un precio del agua de acorde con los usos que hacemos de ella para incentivar un uso mas eficiente y racional. Y sobre todo actuar sobre la demanda de agua y no sobre la oferta.

Y ahora una reseña que pone la vista fuera de nuestras fronteras, en donde mucha población no tiene acceso a agua de calidad. Lugares como la República de Malí donde no tienen acceso al agua en la época seca del año. Allí la ONG Geólogos del Mundo ha realizado investigaciones y prospecciones para detectar aguas subterráneas. Los datos han permitido realizar un sondeo mecánico en que se han obtenido 2000 litros/hora. Esto permitirá realizar un pozo de 1,80 m de diámetro y de 25 m de profundidad suficiente para abastecer al poblado de Beo.

Las aguas subterráneas son una buena alternativa (de las que muchas veces se hace poco o mal uso) al agua superficial embalsada en las presas.

Noviembre 2005